Magnetares, los objetos mas aterradores del universo

27 de diciembre del 2004, el planeta Tierra recibió una de las mayores explosiones cósmicas de la historia, en menos de un segundo, un estallido de energía proveniente de la constelación de Sagitario impactó contra la atmósfera de nuestro planeta, dejando incapacitados e inoperables a muchos satélites artificiales e ionizando temporalmente las capas superiores de nuestra atmósfera, la energía liberada en aquella explosión, fue de más de 500 mil años de iluminación solar, en menos de un segundo.

¿Quién o qué produjo tanta energía para hacer aquello? ¿en verdad nuestra existencia peligra por culpa de esos monstruos?, hoy les hablaré sobre los Magnetares, los objetos interestelares más aterradores del universo.

Que es un magnetar



Los Magnetares


Su existencia es un peligro para la humanidad y cualquier ser viviente en el universo, su origen es desconocido, y es por ello que se tiene muy poca información sobre estos colosales seres.

Un Magnetar es una estrella de neutrones que contiene un campo magnético extremadamente fuerte y expulsa en breves periodos de tiempo descomunales cantidades de energía en forma de rayos X y rayos gamma.

El Magnetar es similar al púlsar ya que ambos son estrellas compuestas de neutrones, sin embargo se diferencia de este debido a que posee un desproporcionado y brutal campo magnético que escupe literalmente enormes cantidades de radiación. Es mucho más masivo que un púlsar llegando a pesar más de 40 cuatrillones de kilogramos (4x10^25 Kg) aproximadamente, pero con un reducido tamaño de unos 20 kilómetros.

Lo sucedido en el 2004 no es nada mas que una minuscula muestra del poder estos "seres del espacio". Aquella emisión de radiación provino del Magnetar SGR 1806-20, ubicado en la constelación de Sagitario a 50 000 años luz de distancia, sin embargo aunque aquella distancia disminuyó drásticamente el grave impacto que tendría en la Tierra, fue suficiente para “cegar” temporalmente a los satélites artificiales e ionizar gran parte de la atmósfera, fue 100 veces más potente que cualquier otra explosión cósmica producida en aquel entonces.

Por ello los astrónomos señalan que si este Magnetar hubiera estado a solo 10 años luz de distancia, hubiera destruido la capa de ozono, y hubiese desintegrado en cuestión de segundos toda la atmósfera matando a toda forma de vida en la superficie terrestre.

El origen de los Magnetares


Sin embargo su sola existencia y más su origen son un misterio que los astrónomos están intentando resolver, y aunque se han planteado varias hipótesis, hay un estudio reciente que revelaría su mismo origen.

En primer lugar, hay que saber que cuando una estrella acabe su vida fusionando materia, ésta colapsa sobre si misma, y según cual sea su masa, podrá convertirse en una enana blanca, en una estrella de neutrones o en un agujero negro. 

El Magnetar es una variedad exótica de estrella de neutrones, hay que saber que para que una estrella pueda convertirse en un agujero negro, se necesita tener por lo menos 30 masas solares a más, sin embargo, se sabe que uno de los Magnetares más estudiados llamado CXOU J164710.2-455216, que vive en el cúmulo Westernlund 1, ubicado en la constelación austral del Altar a 16 000 años luz, tuvo unas 40 veces la masa del sol, sabiendo ello, es un gran problema ya que como dijimos, tal estrella debió convertirse en un agujero negro, y no en una estrella de neutrones, entonces, ¿cómo llegó esa estrella a convertirse en un Magnetar y no en un agujero negro?

La explicación dada por el Observatorio Europeo Austral (ESO), es que aquella estrella progenitora que dio a luz al Magnetar, tuvo una estrella compañera, una más masiva, ésta al quedarse sin combustible para fusionar, va transfiriendo por interacción gravitatoria parte de su masa estelar a la menos masiva, destinada a convertirse en Magnetar, haciendo que gire cada vez más rápido, de modo que se hace tan masiva que llega a desprender una gran cantidad de la materia adquirida perdiéndose gran parte de ella, pero volviendo una pequeña parte a la estrella original, de modo que cuando colapsa y estalla, queda con una masa suficientemente baja para dar a luz a un Magnetar en vez de un agujero negro 

De modo que un factor clave para la formación de los Magnetares, llegaría a ser una estrella compañera, así es, un sistema binario.

Ello le otorga al Magnetar cualidades únicas pero a la vez aterradoras, ya que el campo magnético que forma el Magnetar es tan pero tan potente que éste llega a deformarse al punto de torcerse literalmente sobre sí mismo, y al no soportar tal estado, se libera como un resorte expulsando grandes cantidades de rayos X y rayos gamma.

El campo magnético del Magnetar, es aproximadamente mil veces más potente que el de un púlsar, por poner el ejemplo de que el campo magnético de la Tierra es de 0,3 Gauss, el de un imán común es de 100 Gauss, pero el campo magnético de un Magnetar es de ¡mil billones de Gauss! por ello, si este pasaría entre la Tierra y la Luna, desestabilizaría gravemente el campo magnético de nuestro planeta, los aparatos electrónicos de todo el mundo se volverían locos, todas las brújulas del planeta apuntarían hacia donde esté el Magnetar, y la electrónica dejaría de funcionar.

El Magnetar, tiene un campo magnético tan poderoso que puede aspirar la materia que está a sus alrededores, como un agujero negro, y llevarla a su interior comprimiendola, de modo que luego ésta es expulsada en forma de energía magnética, también los Magnetares experimentan algo tan peculiar llamado "terremoto estelar", o "starquake", que son sismos producidos en la corteza de una estrella, estás perturbaciones causan una gran inestabilidad en el Magnetar, que libera en forma de ondas magnéticas de alta energía.

Por fortuna, no existen Magnetares lo suficientemente cerca como para afectar la vida en la Tierra, ya que los que se conocen están a más de 1000 años luz de distancia, siendo solo un poco más de dos docenas hasta el momento, también estos llegarían a ser muy inestables, durando su campo magnético aproximadamente 10 000 años, debido a la intensa y vigorosa emisión de radiación X y radiación gamma.

Por último, aquella explosión del 27 de diciembre del 2004, aquella que dejó inoperables a muchos satélites artificiales se volvió a repetir el pasado 19 de marzo del 2008, sobrevino una explosión cósmica de radiación tan intensa, que es hasta el momento, la más potente registrada en el planeta Tierra, su potencia fue tal que pudo verse en forma de estrella a simple vista por más de 15 segundos.

Como era de esperarse, dejó inoperables a muchos satélites artificiales y ionizando en gran manera las capas superiores de la atmósfera, aquella explosión fue catalogada como GRB 080319B, posiblemente, aunque hacen falta mas estudios, pudo provenir de un terrorífico Magnetar.

Así es, el universo tiene grandes enigmas y secretos que el ser humano está intentando resolver. Hoy hemos visto como una estrella, una de millones, puede llegar a convertirse en uno de los objetos más aterradores del universo.
Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios